1.-Smoothie-de-cacao-y-cáñamo

1.-Smoothie-de-cacao-y-cáñamo

Este smoothie permite disfrutar del cacao y sus propiedades antioxidantes en un nutritivo batido idóneo para tomar a media mañana o media tarde. Las semillas de cáñamo, aliadas de la inmunidad, aportan proteínas y ácidos grasos omega 3, 6 y 9. Se pelan 120 g de manzana y se trituran junto con 120 g de cacao en polvo, 100 g de cáñamo, 80 ml de sirope de ágave y 200 ml de agua.

2. Smoothie de espinacas y manzanas

Smoothie de espinacas y manzanas
Este smoothie lleva agua, que se puede añadir fría en verano y templada en invierno. Se lavan un puñado de espinacas y cuatro manzanas (sin piel si no son ecológicas), y se pela un trozo de jengibre y un cuarto de aguacate. En una batidora de vaso se tritura todo junto con 800 ml de agua y una pizca de sal (o 600 ml de agua mineral y 200 ml de agua de mar). Se le pueden añadir germinados, algas, levadura nutricional... Ideal para como aperitivo o tentempié.

Batidos deliciosos con ingredientes naturales

3. Smoothie de mango y frambuesa

Smoothie de mango y frambuesa
Se pelan dos mangos (unos 700 g), se les saca el hueso y se introducen troceados en el vaso de la batidora. Se trituran junto con 80 g de frambuesas. El mango es un protector digestivo, laxante y fuente de vitaminas A, C y E. La frambuesa, también laxante, protege hígado y vesícula. Una combinación antioxidante adecuada para todos y que gusta especialmente a los niños. Es idóneo como desayuno, merienda o cena ligera.

4. Smoothie de naranja y apio

Smoothie de naranja y apio
Se pelan tres naranjas al filo y se limpian unos troncos de apio (unos 50 g). Se pela también un trozo de jengibre (8 g) y se tritura todo junto. Las naranjas se consideran desintoxicantes y diuréticas como el apio, que contribuye a eliminar el ácido úrico. Juntos proporcionan una buena dosis de vitamina C y de calcio. El apio, además, facilita la digestión. El jengibre le da un toque picante a este smoothie de color y sabor irresistibles, radiante y lleno de energía revitalizante.

5. Smoothie de plátano y kale

Smoothie de plátano y kale
Este cremoso smoothie combina una fruta nutritiva y energética con una verdura ligera y depurativa. Se pelan dos o tres plátanos (560 g de pulpa) y se trituran junto con 50 g de kale (sin el tronco) y 400 ml de agua.

6. Smoothie de remolacha y pera

Smoothie de remolacha y pera
Se sanea la piel de una remolacha, se limpia y se trituran 100 g de la pulpa junto con 300 g de peras, medio aguacate pelado, 350 ml de agua y una pizca de sal marina (o 200 ml de agua mineral y 150 ml de agua de mar). Es un smoothie alcalino que da fuerza y regenera. Limpia el intestino, mejora el estreñimiento y depura la vejiga y los riñones. También se considera antianémico.

Fuente: Cuerpomente