El cáñamo industrial es una planta muy resistente que apenas requiere de pesticidas y exceso de abonos, no obstante, el cáñamo en el mercado puede ser ecológico o no y eso se refleja en la calidad y en el precio. Desde nuestros inicios siempre hemos apostado por el cáñamo ecológico que, a diferencia del cáñamo convencional, se cultiva en terrenos certificados ecológicamente para ese fin con semillas ecológicas (sin tratamiento) y certificadas por la Unión Europea y utilizando en caso necesario abonos como pellets de ganado o fungicidas, como aceite de neem, extracto de insectos hechos a través de la planta de neem.

Su recolección se garantiza mediante certificación ecológica, con las herramientas necesarias para ello y su posterior transformación, las cuales solo pueden ser utilizadas en este cultivo y no provenir de otros sectores para evitar su contaminación con posibles agentes externos. Todo esto crea una gran diferencia y un valor añadido a nuestros productos de cáñamo bio frente a los de cáñamo convencional.

En Hempatiza nos hemos comprometido con el medio ambiente desde el cultivo hasta el envasado, presentando todos los productos en sus formatos de 500 g en un envase totalmente orgánico el cual el 60% de su composición es de origen vegetal y el 40% restante se compone de resinas las cuales son biodegradables en diez años ofreciendo valor añadido al producto, el cual no repercute en el precio final al cliente. Ofrecemos una imagen sencilla, que nos permite apostar por el embolsado ecológico de nuestros productos siendo unos de los más competitivos del mercado.