Al igual que en el resto del mundo, en España son cada vez más las personas que se apuntan a la tendencia de alimentarse de forma vegetariana.

Un alimentación basada en vegetales es la respuesta y a la vez el incentivo al creciente interés por lo sano y sostenible.

Entre los consumidores se ha disparado la preocupación por lo que comen y cómo se produce y con esto, la tendencia a sustituir algunos alimentos por otros más sanos. Estos nuevos hábitos han producido un aumento en la compra de frutas (8,5%) y verduras (7,4%).

Según el informe «The Green Revolution», elaborado por la consultora Lantern, el 7,8% de la población española mayor de 18 años es vegetariana e incluye algún producto derivado animal o añade esporádicamente proteína animal a su dieta (flexitariana). De ellos, dos tercios son mujeres y el 51,2% reside en ciudades con más de 100.000 habitantes.

En un sentido más amplio, este tipo de consumidor que está más preocupado porque lo que come no afecte a los animales, al planeta y su salud (en ese orden de ideas), es una mujer millennial de entre 20 y 35 años, consciente también de la importancia que tiene la nutrición y la búsqueda de alimentos saludables.

Más allá de la preocupación por el impacto que en la salud tienen ciertos alimentos, resulta esperanzador que la consciencia de preocupación por el trato hacia los animales sea el motivo al que se debe este cambio principal.

El informe ha revelado que el 57% de vegetarianos lo son por motivos éticos y animalistas, el 21% por la sostenibilidad y el 17% por motivos de salud.

todo esto ha provocado, naturalmente, que el número de negocios vegetarianos o veganos se haya duplicado en España, alcanzando casi los 800 establecimientos en 2016, frente a los 353 registrados en 2011.

Se espera que en España esta tendencia siga en constante crecimiento debido a que ya está más desarrollada a nivel internacional. En el Reino Unido el 12% de los adultos (7,7 millones de personas) y el 20% entre 16 y 24 años son vegetarianos o veganos.

En Alemania, ha aumentado un 633% el consumo de productos vegetarianos y un 1.800% de veganos; e Italia, que se ha consolidado como el país de la UE con la tasa más alta de vegetarianos, cuenta con más de 6 millones de ellos.

Fuente: BuenoyVegano