Si tiene cualquier duda gastronómica respecto al consumo de cáñamo en su cocina, consulte a nuestro chef en el apartado Hemp Help y él podrá resolver todas sus dudas.

 

La flor de cáñamo se obtiene cuando la planta ya está madura y ha producido el máximo de sus aceites esenciales tales como los cannabinoides (CBD, CBC, CBG, encontrados en esta planta unos 113 cannabinoides). Está demostrado científicamente que el cuerpo humano tiene un sistema endocannabinoide el cual produce y distribuye cannabinoides por nuestro organismo a través de los receptores CB1 y CB2. Estos cannabinoides son vitales para el refuerzo del sistema inmunológico, previniendo o paliando distintas enfermedades como la Esclerosis Múltiple, Epilepsia, Cáncer, Parkinson, Diabetes, Artritis, problemas de piel, entre otras.

El cáñamo o la marihuana ha sido desde hace de miles de años utilizado por el ser humano como remedio medicinal. La diferencia entre cáñamo industrial y el cannabis, ambos llamados Cannabis Sativa (de ahí su confusión y discriminalización social) es una molécula llamada THC la cual es psicoactiva y produce “colocón” y aunque también es medicinal, no es legal. El cáñamo tiene la peculiaridad de no contener THC y por ello es legal. La Unión Europea ha aprobado más de veinticinco variedades aptas para su plantación en España con unos contenidos en THC no superiores al 0.2%.

Con la flor de cáñamo podemos hacer tinturas, aceites, mantequillas, y otro tipo de tratamientos. Para poder extraer sus propiedades e ingerirlas de una forma saludable, nuestras flores de cáñamo son ecológicas y están analizadas en laboratorios especializados en cuanto a cannabinoides y microorganismos, haciendo de ellas unas flores de cáñamo de calidad. (consultar Hemp Help y blog).