La flor de cáñamo industrial está compuesta del tallo, las hojas, raíces y la flor, y con cada una de estas partes podemos obtener diferentes materias primas, pero hoy nos centramos en la flor de esta planta, la cual posee unas propiedades increíbles.

En la flor de cáñamo industrial podemos encontrar semillas, hojas y el cogollo, que es como denominamos a la flor de cáñamo cuando está limpia y se ha quitado parte del tallo. Los tres productos generados en la misma parte de la planta, en concreto en la flor, pueden ser transformados obteniendo de ellos más productos y subproductos. Para que tengáis más conocimiento sobre ello, a continuación, se detalla un breve ejemplo:

De la semilla podemos extraer aceites vegetales con numerosas propiedades alimenticias y medicinales, ya que es de los pocos alimentos que contienen ácido alfa-linolénico y ácido linoleico. De la extracción del aceite de la semilla nos queda una pasta, subproducto del que se obtiene la harina y proteína.

Cuando hacemos la manicura de la flor y separamos la hoja y los tallos, podemos obtener picadura de cáñamo industrial que se utiliza para la alimentación y medicina, aunque su contenido en aceites esenciales y cannabinoides, es menor que el de la flor.
La flor es la parte más medicinal de esta planta, y por supuesto la más valorada ya que al no contener THC, es perfectamente legal y es utilizada actualmente en la alimentación, cosmética y medicina. En la flor podemos encontrar terpenos como mirceno, pineno, limoneno, etc. También se han encontrado más de 113 cannabinoides como el CBD, CBG, THCV, entre ellos. Con estos datos podemos afirmar, como comentábamos en el inicio del post, las increíbles propiedades que tiene la flor de cáñamo industrial.

Este producto está siendo utilizado en la actualidad en el sector de la medicina y cosmética, creando cremas, aceites, champús, cápsulas y un sinfín de artículos relacionados con la salud y el bienestar. El consumo de la flor de cáñamo en aceites puros, tinturas, infusiones, y otros métodos, aportará un refuerzo de nuestro sistema inmunitario.