Si tienes cualquier duda sobre cáñamo en general o alguna cuestión gastronómica respecto al consumo de cáñamo en la cocina, accede a nuestro apartado de HEMP HELP y nuestro gran equipo de colaboradores podrá ayudarte en cualquier momento.

La semilla cáñamo entera se obtiene al separarla de la flor del cáñamo. Existen variedades como la Finola que se cultivan especialmente para la producción de semillas de uso alimentario. Cuando separamos las semillas, hay que secarlas y dejar una humedad relativa de entre 3-7% de humedad para su posterior conservación. Existen diferentes variedades de cáñamo industrial para la producción de semilla para alimentación, pero nosotros trabajamos con Finola ya que nos garantiza una estabilidad tanto en producción como en propiedades. Hasta hace unos pocos años, las semillas de cáñamo eran utilizadas como pienso animal sobre todo como alimento para pájaros llamado cañamones, muy utilizados en canarios, jilgueros, etc.

Actualmente, la semilla de cáñamo entera es uno de los alimentos más completos y saludables para las personas, considerada hoy en día como un superalimento. Como beneficios de la semilla entera podemos destacar que es una excelente fuente de proteína y fibra de gran calidad y fácil absorción por nuestro cuerpo. Mejora el funcionamiento digestivo. Contiene un 25% de proteínas vegetales ayudando a metabolizar los ácidos grasos esenciales. Son ricas en minerales como magnesio, potasio, fósforo, calcio, zinc, hierro, vitamina A y fibra, ayudando a prevenir problemas digestivos, musculares, insomnio, depresión, ansiedad, dolor muscular, dolor de cabeza y ayuda a reducir los síntomas del síndrome premenstrual. Posee los 20 aminoácidos conocidos incluyendo los 9 esenciales que nuestro cuerpo no puede producir. Además, las semillas de cáñamo contienen una proporción de 3 a 1 entre omega 6 y omega 3, teniendo una concentración adecuada para el consumo humano, ofreciendo esta relación un efecto beneficioso en nuestro organismo.

Para ampliar información sobre los beneficios en general, consulta nuestro apartado de BENEFICIOS DEL CÁÑAMO COMO ALIMENTO.

En cuanto a su modo de empleo, se pueden comer crudas o tostadas para conseguir un toque crujiente. Estas semillas pueden incorporarse al pan, bizcochos, barritas de muesli, estofados, ensaladas, aliño, y otras recetas. Se pueden usar en la comida del mismo modo que las peladas y ofrecen el beneficio adicional de la fibra A continuación se detallan los valores nutricionales de la semilla entera:

 

Las semillas enteras de cáñamo se pueden consumir fritas, tostadas, en ensaladas, para la elaboración de leche, horchata, etc. Para ampliar información sobre recetas accede a nuestro apartado de BLOG y RECETAS.